We Support The Free Share of the Medical Information

TACTICAL MEDICINE TACMED España

TACTICAL MEDICINE TACMED España
by EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

Facebook Dr. Ramon Reyes, MD

NIVEL DE ALERTA ANITERRORISTA, España

lunes, 30 de abril de 2018

Las 25 mejores frases del genio del surrealismo, Salvador Dalí

Salvador Dalí era un genio extravagante no solo con sus obras, también con sus palabras.

1. La única diferencia entre un loco y yo, es que el loco cree que no lo está, mientras yo sé que lo estoy.
2. El canibalismo es una de las manifestaciones más evidentes de la ternura.
3. Si muero, no moriré del todo.
4. Lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien.
5. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar escenas extraordinarias en medio de un desierto vacío. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar pacientemente una pera rodeado de los tumultos de la historia.
6. Una pintura es una fotografía hecha a mano.
7. Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.
8. ¡No podéis expulsarme porque Yo soy el Surrealismo!
9. La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella
10. La ley moral ha de tener un origen divino, ya que antes de las tablas de Moisés ya estaba contenida en las espirales genéticas.
11. Es evidente que existen otros mundos, eso seguro; pero, como ya he dicho muchas veces, esos otros mundos están en el nuestro, residen en la tierra y precisamente en el centro de la cúpula del Museo Dalí, donde está todo el nuevo mundo insospechado y alucinante del surrealismo.
12. Creo que la vida debe ser una fiesta continua.
13. La Revolución Rusa es la Revolución Francesa que llega tarde, por culpa del frío.
14. De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas.
15. Declaro la independencia de la imaginación y el derecho del hombre a su propia locura.
16. El payaso no soy yo, sino esa sociedad tan monstruosamente cínica e inconscientemente ingenua que interpreta un papel de seria para disfrazar su locura.
17. Que no conozca el significado de mi arte, no significa que no lo tenga.
18. El tiempo es una de las pocas cosas importantes que nos quedan.
19. Escritura es sencillamente lo que digo, y eso llegará el día en que será aceptado.
20. La existencia de la realidad es la cosa más misteriosa, más sublime y más surrealista que se de.
21. Lo menos que puede pedirse a una escultura es que no se mueva.
22. El surrealismo es destructivo, pero destruye sólo lo que considera que limita nuestra visión.
23. En lugar de tratar de usar obstinadamente surrealismo con fines de subversión, hay que tratar de hacer algo de surrealismo como sólido, completo y clásico como las obras de los museos.
24. El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos.
25. Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de exageración. 

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech,1​ marqués de Dalí de Púbol (Figueras, 11 de mayo de 1904-ibídem, 23 de enero de 1989), fue un pintor, escultor, grabador, escenógrafo y escritor español del siglo XX. Se le considera uno de los máximos representantes del surrealismo.

Salvador Dalí es conocido por sus impactantes y oníricas imágenes surrealistas. Sus habilidades pictóricas se suelen atribuir a la influencia y admiración por el arte renacentista. También fue un experto dibujante.2​3​ Los recursos plásticos dalinianos también abordaron el cine, la escultura y la fotografía, lo cual le condujo a numerosas colaboraciones con otros artistas audiovisuales. Tuvo la capacidad de acrisolar un estilo genuinamente personal y palpable al primer contacto, que en realidad era muy ecléctico y que «succionó» de innovaciones ajenas. Una de sus pinturas más célebres es La persistencia de la memoria, realizada en 1931.

Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística.4​ Dalí atribuía su «amor por todo lo que es dorado y resulta excesivo, su pasión por el lujo y su amor por la moda oriental» a un autoproclamado «linaje arábigo»,5​ que remontaba sus raíces a los tiempos de la dominación árabe de la península ibérica. https://es.wikipedia.org/wiki/Salvador_Dalí